Chontacuros Gusanos de Ecuador Ecuador / Experiencias / Sabores de Viaje

Con tanto alimento rico en el mundo qué necesidad hay de comerse un gusano!!!

Como otras experiencias que uno vive sólo estando de viaje a mí me tocó la de comer gusanos asados.  Esos gusanos conocidos como “Mayones” o “Chontacuros”  Una de las “delicias” del Macizo Amazónico ecuatoriano.

 Me habían hablado de los gusanos Mayones o Chontacuros.  Al verlos recordé una imagen en una revista científica que hablaba de otra mitad del mundo, otro Ecuador, pero en África.

Gusanos asados

Habíamos estado paseando y conociendo Lago Agrio-Nueva Loja durante horas cuando Yamile, una amiga colombiana que me hospedaba en su casa detuvo el automóvil y me invitó a bajar de él.

Con una sonrisa nos recibía una joven sonriente con un bello rostro amazónico mientras atizaba unos carbones encendidos en una parrilla.


Mayones o Chontacuros   Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí

Mayones o Chontacuros Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí


“Vas a probar los Mayones”  Sentenció mi anfitriona mientras ordenaba para los dos.

La jovencita recibió el pedido y dejó caer sobre la parrilla humeante unas brochetas, que inocentemente creí eran de pollo, hasta que vi con claridad que empalados habían unos gusanos regordetes.

Cómo si no bastara con ver esos insectos asándose nos acercaron uno de los Mayones aun vivo.  El dueño del lugar lo traía en la palma de su mano.

El insecto se movía sobre la mano de aquel hombre.  Me pregunté si sabría del destino que le esperaba y por eso, torpemente, intentaba escapar.

Como sea, su torpe  movimiento no le permitiría llegar muy lejos y su captor lo depositó en mi mano.  En ese momento cobré consciencia de lo que me comería en minutos.


Mayones o Chontacuros   Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí

Mayones o Chontacuros Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí


El Chontacuro en mi mano no me impresionaba.  Si, la idea de comerlo.  Temía vomitar al primer bocado.  Pero no podía despreciar a mi anfitriona que gustosa me llevó a probar otro manjar que sumaría a mi lista de “sabores de viaje”

Nos sirvieron las brochetas acompañadas de ensalada de cebolla, tomate, lechuga y yuca hervida.


Plato de Mayones o Chontacuros   Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí

Plato de Mayones o Chontacuros Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí


Mi primera mordida fue tímida.  Mordí tan suavemente que no alcancé a desprender un bocado y el tibio mordisco provocó que del Chontacuro se desprendiera un líquido espeso y grasoso, al que no pude evitar ver como pus.  Si, asqueroso!

Sentí asco.  Otra vez volvía a ver al gusano, al Chontacuro, a los Mayones y no al alimento.  Pero no podía dejarme vencer por la impresión.  Lo comería igual.

Mi segundo intento fue decidido, sin cuidados.

Mordí la presa.  La separé del palillo y me la llevé entera a la boca.

Recién con el segundo pude “disfrutar” de su sabor a pleno.  Sentir ese gustillo grasiento que encontré semejante al Chinchulín (intestino de la vaca) que suele acompañar los asados de Argentina.

Crucial fue el momento en que sentí quebrarse entre mis dientes la cabecita crujiente del Chontacuro.

Debo reconocer que no me disgustó su sabor.  No creo que vuelva a consumir otro en mi vida.  Cómo solía decir mi abuela: “un botón basta de muestra”


Mayones o Chontacuros   Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí

Mayones o Chontacuros Gusanos de Ecuador Rumbeando por Ahí

Origen del nombre Mayón y Chontacuro

Se los conoce como Mayones en la sierras de la Amazonía y como Chontacuros en la costa del Pacífico.  Son gusanos que crecen en el árbol de la Chonta en el Oriente ecuatoriano.

Chontacuros, es una palabra de origen Quechua que significa: “gusanos de la Chonta”  Este pequeño insecto semejante a una oruga es fundamental dentro de la dieta de los pueblos originarios del Amazonas.  Se cree que es rico en proteínas por su grasa natural.

Su nombre también cambia si hablamos del los Shuar, otro de los pueblos del Amazonas.  Ellos le llaman: “Mundish”  Mientras que en “achuar” se les conoce como: “Muquindi”

La Chonta, el Escarabajo Negro y los Mayones o Chontacuros

La Chonta es la planta de dónde se obtiene el “Palmito”.  Esta planta amazónica debe ser derribada para poder obtener su fruto y luego de la cosecha los aborígenes abandonan el tronco en el suelo dando lugar a que entre en escena el Escarabajo Negro que depositará en el árbol derribado sus larvas.

Al cabo de dos meses los aborígenes regresan al lugar y recogen el preciado alimento.
Por cada trozo de Chonta pueden hallarse unos cuarenta o cincuenta Chontacuros

Propiedades alimenticias y curativas

Los aborígenes aseguran que este manjar contiene propiedades medicinales y alimenticias.

Las madres acostumbran dárselos a sus niños cuando algo les afecta la garganta.  Aseguran que alivia la tos y el asma.

Preparación

Por unos tres dólares con cincuenta centavos uno puede comerse unos Mayones en pinchos o brochetas asadas; Chontacuros fritos o con el tradicional Maito, envueltos en hojas de plantas selváticas!

Buen provecho!!!


Comentarios

  1. Super! todo lo que compartes de tus experiencias,nos brindas cultura,y la lectura es divertida! Suerte en tu camino!!!

  2. Confieso que no me dan ganas de salir corriendo a buscar uno de esos gusanos jaja, pero me despertaron mucha curiosidad… ¿o será porque estoy estudiando sobre gusanos para el parcial de Biología? Ese uso de los gusanos no figuraba en el libro! Jaja.
    Ah, y vuelvo a decir que el nuevo diseño de rumbeandoporahí me encanta!

    • Hola Gonza!
      Y dale, falta poco para las vacaciones. Ecuador te espera!!!
      Che, estos gusanos se consumen tanto en Ecuador como en Perú y me han dicho que en México hay unos semejantes!
      Muchas gracias por los halagos al blog!
      Te mando un abrazo, suerte con ese parcial y los mejores rumbos para vos!!!

  3. Juan Manuel,

    Te cambio esos chontacuros por un delicioso plato de hormigas culonas en San Gil (Colombia) ???

  4. Viscoso pero sabroso… Ufff que va no puedo ni mirarlos, imagínate comérmelo.
    Eso sí, admiro a la gente que no teme a nada culinariamente hablando, seguro que me estoy perdiendo grandes cosas por ser tan tiquismiquis…

    • Jajaja! Me encantó lo de “tiquismiquis” Lady Blue! Debo confesar que no conocía la palabra!
      Verdad que te pierdes de exquisiteces! No sé si lo son los Chontacuros, pero yo al menos debía probarlos!
      Te mando un abrazo!!!

  5. Que valiente, no veo comiendo gusanos por nada del mundo.

    Vi yuca en tu comida, me encanta la yuca. Y muy bonita tu experiencia.

    Saludos.

    • No tan valiente Alexandra!
      Me daba cierta cosa, por no decir asco pero no podía rehusar la invitación y además uno viaja para conocer con todos los sentidos!
      A mí también me re gusta la yuca! Los panes de yuca los re extraño. Aquí en Argentina no se consume!
      Te mando un abrazo!!!

  6. con lo poco atrevido que soy yo!!!!!!!!leerlo es lo mas lejos que puedo llegar. Q conste que ese primer mordisco timido casi me ha llegado el sabor!!
    saludos juan

  7. Hola Juan! No se si decir que se ve rico o que me da cosa jaja, no se si probaria esos gusanitos. Aunque… tal vez sean mas deliciosos de lo que parece. Pero es genial probar comidas de otros lugares, no?
    Saludos!

    • Verdad que resultan más ricos de lo que su apariencia dice de ellos Anto!
      Probar comidas nuevas, es parte fundamental cuando viajo. Nunca me niego a probar algo nuevo. A veces es un verdadero asco pero la única forma de conocer es probando!
      Si te fijas tengo una sección que se llama “Sabores de viaje” Ahí intento poner en evidencia esas comidas que descubro por ahí!
      Abrazos!!!!

  8. Buenos días amigo! Madre mía…qué experiencia. Tengo que reconocerte que he tenido que dejar de leer en algunos párrafos, y seguir poco a poco, porque en pleno desayuno como estoy, mi estómago se revolvía jajajaja Entiendo que sea algo típico de ciertos lugares comer bichos, pero yo lo veo algo fuera de lo común en mi dieta! Tengo que felicitarte porque has tenido un gran valor, yo no hubiera podido ni de lejos!! Un beso!

  9. Viky trends dice: agosto 30, 2016 at 2:05 pm

    Dios!!! Yo no habría podido. Lo siento por la anfitriona pero no!! Jajaja que valor tienes y que estómago

  10. soledad rodriguez lopez dice: agosto 30, 2016 at 2:25 pm

    no soy capaz de comerme eso, vamos ni por asomo, ya tengo yo que estar pasando hambre jja

  11. Yo creo que donde vas te tienes que adaptar, el post muy interesante, y si en este país es típico y tienen propiedades y se pueden comer por que no aquí hay gente que come caracoles y en otro países es impensable y no por eso los dejamos de comer por lo tanto los probaría y luego opinaría gracias por compartirlo

    • Tal cual Divina, totalmente de acuerdo contigo!
      Son las costumbres del lugar y no hay que despreciarlas sino compartirlas! En México también comí hormigas, huevos de estas que les dicen “Caviar Azteca” y langostas de lo que ya contaré más adelante!
      Te mando un abrazo y gracias por tus palabras!!!

  12. tuky´s World dice: agosto 30, 2016 at 9:12 pm

    Me ha encantado cómo has descrito tu experiencia, se me ha hecho super ameno e incluso gracioso.

    La verdad que a simple vista no se ven muy apetecibles (quizás porque se que son bichos jaja), pero ya sabiendo cómo es su textura…Creo que no me llaman la atención.
    Tengo que decir que siempre he dicho que no sería capaz jamás de probar ningún tipo de insecto (a menos que me falte alimento para sobrevivir, claro), pero sí es verdad que lo tuyo ha sido una oportunidad única, y que al ser así yo también lo habría hecho :)

    Gracias por compartir tu experiencia.

    • Muchas gracias por tus palabras!
      Ya lo he dicho: no volvería a comerlos pero no podía dejar pasar la oportunidad! Además es otro modo de conocer la cultura del lugar. Tiene sus bemoles claro, pero a la distancia puedo decir que no me disgustaron tanto!
      Te mando un abrazo!!!

  13. Ufff fuiste realmente valiente… Yo me hubiera vuelto vegetariana o vegana directamente y hubiera quedado fatal, lo se, pero es superior a mi.
    Besos!!

    • Jajajajaja! De hecho soy de comer poca o nada de carne!
      Y si bien no soy vegano o vegetariano aun, lo pensé, son “insectos” y no sólo eso, los mataron delante mío para que yo los comiera!
      Pero bueno, el viaje es así, te enfrenta a situaciones que hay que vivir, y por qué no, saborear también, jaja!
      Abrazos María!!!

  14. Anamariearl dice: agosto 31, 2016 at 10:38 pm

    Eres muy valiente yo no hubiera podido me muero de asco.
    solo de pensarlo se me ponen los pelos de punta si tuviera que comer eso para sobrevivir creo que me moriría de hambre.

    • No sé si valiente! Confieso, lo cuento en la entrada, no me resultaba agradable!
      Pero uno viaja para conocer y no sólo sitios bonitos y comida rica. Estos platos también hay que conocerlos. Puede que nunca más se repita la experiencia!!
      Abrazos!!!

  15. Tengo que decirte que me dio un poco de asco jajajajajjaja creo que nunca probaría algo así porque me han entrado ganas de vómitar jajajjajajaja soy muy escrupulosa pero me encanta tu blog y las experiencias que nos cuentas . Nos vemos por aquí amigo un beso

  16. No me imagino comiendo este “manjar”, jajajaja! Pero me encantó como contaste la experiencia, es bueno conocer nuevos lugares y culturas, además de que es muy interesante!

    Un saludo~

  17. Déjate de tanto gusano por muy gordito que esté.. quizás me la hubieran pegado si no lo veo antes retorciéndose en mi mano pero después de eso hubiera declinado amablemente la invitación. Definitivamente soy cerrada de mente para probar nuevos alimentos, a no ser que se trate de carne de vaca: chuletón, entrecot, a la piedra.. lo que quieras! Muaksss

    • Jajajajaja, me has hecho reír Vane, jajaja!!!
      Sí, perdí mi oportunidad de desistir pero la verdad que a la distancia me alegro tanto de haberlo comido porque me hubiera quedado como materia pendiente y ahora ya está, aprobé-probé! :)
      Te mando un abrazo!!!

  18. He de decirte una cosa, menudo valor que tienes, a mi me supera en gran medida esto. El sabor y eso, bien?, sé y he escuchado que en la zona amazónica comen mucho de esto por las grandes propiedades. Yo espero que hayas disfrutado mucho de esta experiencia. Un beso enorme.

  19. Jaaa, Buenísimo Juan!!
    A mi me encanta andar probando comidas nuevas y bien típicas, por raras que sean, pero esos no me los crucé!
    Saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>