Estación Urquiza Argentina / Pcia. de Buenos Aires / Viajes

Los trenes, las estaciones ferroviarias tienen para mí un atractivo especial.  No es casual que mi mayor recuerdo a la hora de viajar esté emparentado con la figura de los “crotos* -hombres barbudos y andrajosos, anarquistas en más de un caso, que se lanzaban a los caminos en cuanto vagón de carga les ofrecía un destino, una estación amable y trabajo temporal-


El anden resistiéndose al olvido

Estación Urquiza el primer viaje

Cuando nos bajamos al costado de la ruta habíamos hecho algo más de veinte kilómetros a una velocidad no apta para cardíacos (una de las desventajas de viajar haciendo dedo-autostop, aunque uno puede pedir que lo bajen y esperar el próximo coche) En cuestión de minutos, tardamos más tiempo esperando el auto que frenara a metros del semáforo**, que el tiempo que viajamos!!!
Sanos y salvos.  Con una sonrisa enorme pegada en los labios habíamos concretado nuestro primer viaje juntos.  Lina, bella colombiana viajera con la que buscamos no sólo unir nuestras vidas sino nuestros rumbos y yo, concretábamos nuestro primer viaje… 
 

Li

Parados en la banquina, entre pastizales me di cuenta que hacía muchos años que no visitaba el pueblo y que nunca había estado en la estación de trenes Urquiza; nombre que se impuso a su histórico y verdadero nombre: Juan Anchorena. 
Incontables veces he transitado la RN8 de ida y vuelta a Capital Federal.  Desde la ventanilla de diferentes vehículos una y otra vez mi mirada se posó en la estación de tren pero fue hasta este viaje que recalé en el hecho de que la parada del tren, a diferencia de otros pueblos, se encuentra bastante alejada de éste.  ¿Será que necesitaba transitarla, rumbear por ahí para cobrar idea de por qué el pueblo de Urquiza se podría decir que tiene dos nombres?
 

La importancia del tren

Como tantos pueblos, su existencia está signada por la presencia del ferrocarril y esta localidad del norte de la provincia de Buenos Aires no podía ser la excepción. Fue hacia 1882 que la línea férrea del Ferrocarril del Oeste atravesaba las tierras del partido de Pergamino; en este punto era desplazado por la estación Juan Anchorena el “Almacén de Ramos Generales de Antonio Da Fonte”, hoy Villa Da Fonte,  entorno del cual se alzaba un pobre caserío.

Vías abandonadas a merced de los yuyos y pastos

Hacia 1897, la estación Juan Anchorena pasaría a llamarse hasta nuestros días “Estación
Urquiza”
para evitar confusiones con otra estación de mismo nombre en el ramal Retiro-Delta.


Casi ciento veinte años han pasado desde que se erigió el edificio que oficiara como “estación de primera del ramal Vagues-Pergamino”.  Hoy, un grupo de vecinos intenta rescatarla del olvido, mantener viva la memoria y hacernos conocer que por ahí pasaban trenes que unían el norte argentino con Mar del Plata sin pasar por Buenos Aires por ejemplo.
 

Un pequeño viaje y el inicio de un gran sueño

Cae la tarde.  El otoño que aun no se había mostrado en todo su esplendor este sábado sacó a relucir sus mejores galas.   El sol, que amortiguaba el efecto del viento helado ya no surte efecto.  Con Lina no nos queremos ir pero el frío puede más.  Una mirada más al lugar, una despedida en silencio y nos regresamos a la ruta.  Otra vez a estirar el brazo y el pulgar antes de que la noche se imponga al día…

El sol cae iluminando la ruta vacía como promesa de más viajes

*Croto: Deviene del apellido “Crotto”.  José Camilo Crotto fue gobernador de la provincia de Buenos Aires (1918-1921)
Durante su gobierno sancionó el Decreto 3/1920 que permitía a los peones rurales viajar gratis en los vagones de carga.  Con el tiempo, el nombre de “Croto” se fue transformando en sinónimo de vagabundo y utilizado para referirse a las personas sin hogar.
 
**Consejo para hacer autostop en Pergamino: Si vas camino a Buenos Aires, Capital Federal y te dejan en algún punto de Pergamino dirígete o pide que te indiquen como llegar al “cruce de caminos o primer cruce”.  Una vez allí tendrás por delante unos setecientos metros hasta el último semáforo antes de abandonar la ciudad.  Es un punto excelente ya que te permite no sólo ser visto y que los vehículos frenan sino que hasta te puedes acercar a sus ventanillas para pedir que te lleven.
 

Te gustó el post, te gusta el blog y te gustaría colaborar para que otros también lo conozcan!?  Entonces, lo compartirías en las redes sociales en las que participás? También me gustaría saber tu opinión, dejame un comentario!!!

Me sentiría halagado si te sumás con tu “ME GUSTA” en Facebook o me seguís en Twitter

Al final de la entrada podrás escribir tu correo electrónico para recibir por email las entradas cuando se publiquen

Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! 😀


Comentarios

  1. Carlos Laguzzi dice: junio 17, 2016 at 8:31 pm

    muy bueno y muy triste fuy ferroviario talleres liberta merlo BS AS

    • Muchas gracias Carlos!
      Si, es triste la verdad! Nuestros pueblos se están muriendo desde que el tren ya no pasa. Este por estar sobre la ruta 8 más o menos aun tira pero otros de los alrededores, los que están al interior en los campos algunos son meros fantasmas ya!!!

      Te mando un abrazo y el agradecimiento por tus palabras!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>