La primera vez Guías de hospedajes

La primera vez siempre es extraña…

Muchas veces me habían hablado de cómo era pero no me lo podía imaginar.  Me decían que dormirías con desconocidos y habría buena onda, que me gustaría pero no sé, uno pensaba tradicionalmente y eso de estar con desconocidos en un mismo dormitorio se me hacía raro.  Por suerte la primera vez fue con un amigo en Humahuaca, así que no fue tan duro. Al día de hoy ya he tenido múltiples y variadas experiencias y debo confesar que me han gustado mucho y así fue que debuté en el mundillo de los hostel.
Se dice que el primer hostel lo creó Richar Schirrmann en Altena, Alemania, en el año 1912 y era exclusivo para jóvenes. Se supone que son los jóvenes los que rumbean por ellos, pero en mi mínima experiencia he encontrado un sin número de “adultos” como yo, aunque es verdad que la mayoría ronda entre los 20 y 30 años.
Según mi experiencia, insisto que es mínima, puesto que no llevo más de un mes alojándome en estos sitios, he encontrado de todo tipo, valores, comodidades y por sobre todo tipo de especímenes viajeros lo que convierte a estos sitios en verdaderas Torres de Babel donde se mezclan todo tipo de acentos y costumbres y como ya he dicho me gusta muchísimo.
Debuté en Argentina, en Humahuaca, en la provincia argentina de Jujuy no sin desilusionarme porque cabe decir que no era lo que me habían contado.  Claro, ahora sé que aquello no era un verdadero hostel sino lo que podríamos llamar un alojamiento que hacía las veces de hostel. Unos kilómetros más allá, en Iruya (Salta-Argentina) me hospedaría en “El Wichikú” (pagué $30 la noche aunque el precio oficial a principio de enero era $40), un alojamiento-hostel, atendido por una familia encantadora.  Su dueña supo contarme que tras trabajar cinco años empleada en un hostel, con su familia comenzaron a construir y aun construyen su emprendimiento comercial y les va muy bien.  Personalmente lo recomiendo por la calidez y hospitalidad de esa familia de la que desgraciadamente no retuve su nombre.  No así el por qué del nombre de su alojamiento que fue lo que más me atrajo a pernoctar allí.  El Wichikú, es un pájaro de la zona, muy bello por cierto, de color negro azabache pero tiene la particularidad de que cuando se alza en vuelo se le puede apreciar por debajo de las alas un plumaje de un amarillo intenso. Otro lugar, también Iruya, en que dormí fue en lo de Lupita que por ser un grupo numerosísimo nos hizo un precio excepcional.
Patio central del Koala-Potosí-Bolivia
Si en todo el mundo los hostel se han propagado facilitando la vida a los diferentes tipos de viajeros, Bolivia no es la excepción.  En este maravilloso país comencé a vivir la filosofía hostel en su más alta expresión cuando llegué al Koala Den, en Potosí.  Por primera vez comencé a convivir con argentinos, chilenos, franceses, alemanes, uruguayos y alguna otra nacionalidad que no recuerdo.  Con ellos compartí los alimentos, el espacio de la cocina y unos y otros nos comenzamos a presentar nuestros alimentos y a todo el mundo los argentinos le invitamos el mate, al menos yo. El Koala, algunos dirán que es excluyente (40 Bolivianos), claro que Potosí ofrece hospedajes más baratos y mucho más caros aun, pero yo, elijo este porque entre las ocho y las nueve y media podés desayunar como un rey (bananas, sandía, café con leche, chocolate, huevos revueltos, pan con mérmela y manteca) y repetís cuanto desees y eso no tiene precio.  Además de la buena onda y que el lugar a mi gusto es precioso y sus camas re cómodas y limpias y cuenta con wi fi.
Cochabamba-Bolivia
Otro lugar que cabe recomendar es el Hostal Florida en Cochabamba (Bolivia).  Este es una casona antigua con un patio central muy bonito, que al igual que el Koala, te  ofrece la cocina para cocinarte y abaratar y compartir y nada más te piden 30 bolivianos, también aquí las camas son muy cómodas, hay wi fi y TV por cable en las habitaciones.
Patio del Florida-Cochabamba-Bolivia
En La Paz, conocí el mítico “Hostel El Carretero”, ícono dentro de la cultura viajera.  Sólo apto para aquellos que carezcan de prejuicios, no le molesten los diferentes malabaristas que practican su arte en el patio central, guitarreadas y todo tipo de instrumentos musicales sonando por doquier y a toda hora.  Como todo hostel El Carretero te ofrece todo tipo de habitaciones y con variedad de cantidad de camas y algunos cuartos con
baño privado, además de la cocina comunitaria habitual.  Todo por 30 Bolivianos. No sabría decir cuántos dormitorios hay en el edificio de tres pisos, pero sí que se respira mucha alegría que se puede ver en las paredes tanto de las habitaciones como del patio, dónde diferentes viajeros van dejando sus frases y murales que embellecen el lugar.
El Carretero-La Paz-Bolivia
Ah, me estaba olvidando de Sandra.  ¿Quién es Sandra?  Ella es una divina que a partir de las 23 y 30 Hs. comienza a instar a la jauría viajera a que se vayan a dormir y entonces comienza una “pelea” entre los que se rehúsan a ir a la cama y ella.  Claro que es un juego, a veces no tan juego, que quien lo ve por primera vez no entiende nada como me pasó a mí, jaja.   Entonces, en ese juego que no es tan juego si pocos le han hecho caso a la media noche, guarda que Sandra no tiene problema en amenazar a los revoltosos con un balde de agua y aunque no fui víctima de su baldazo, pero sí de su persecución con el balde, hay quienes juran haber visto hecho sopa a más de uno.
Como sea, Sandra siempre gana. Tal vez, en algún cuarto algunos siguen de “carrete” como dicen los chilenos, pero la mayoría marchan obedientes al encuentro del sueño.
Por último, se me ocurre recomendar un hostel-camping en Copacabana que se llama Suma Samawi.  Aunque no dormí allí, pero si lo visité para conocer sus precios y demás, lo re contra recomiendo. Este está, a unos diez minutos caminando desde el puerto.  Ahí, por 30 Bolivianos
que podés arreglar por 25 tenés hermosos cuartos o bien, si sos como yo de los que gustan de la carpa, la armás en el patio por tan sólo 10 Bolivianos y tenés todo los servicios que un hostel que se precie puede ofrecer hoy en día en cualquier parte del mundo.
Como decía reglones arriba, me gusta acampar pero también le he encontrado el gustito al hostel y cómo me digo, ahora, en unos días cuando regrese a Argentina tendré varios días para rumbear con la carpa.  Al fin y al cabo, si por algo se caracteriza Argentina a diferencia de Bolivia es por la enorme cantidad de camping.

Te gustó el post, te gusta el blog y te gustaría colaborar para que otros también lo conozcan!?  Entonces, me gustaría saber tu opinión.  Dejame un comentario!!!

 También  podés compartirlo en las redes sociales en las que participás.  Me sentiría halagado si te sumás con tu “ME GUSTA” en la Fan Page de Facebook  o me seguís en Twiter. 

Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! J


Comentarios

  1. Hola Juan, yo también tenia un poco de miedo al tema de los hostels, pero la posta es que suelen ser ambientes super amenos y con buena onda, y con detalles pintorezco como Sandra, que te manda a dormir a baldazos ajajjaja.

    Es muy buena la experiencia hostel, hasta terminás conociendo lugares que no estaban en tu lista, derivado de la interacción que se crean en estos lugares.

    abrazo,
    lore

  2. Hola Juan, que linda experiencia que pasaste, es hermoso como lo narras, da ganas de ir a conocer todos esos lugares, saludos
    Lorena Ts. As.

  3. Buenísima tu experiencia!.Te confieso que en más de una oportunidad tuve ganas de hospedarme en un hostel, por todo el folklore que contás.Pero mi esposo es bastante rutinario y no se anima.Es hermoso nuestro país.Vale la pena rwecorrerlo de la forma que sea.Saludos
    Marita de Ts As.

    • Hola Marita!
      Decile a tu marido que no joda y no rompa las p……
      Yo siempre he sido rutinario y por sobre todo de planificarlo todo y en esta oportunidad me di la libertad de no hacr nada de lo habitual en mí y fue lo mejor que me pasó, como alojarme en hostel y conocer gente maravillosa, no pierdan esa oportunidad.
      Un abrazo enorme!!!

  4. http://losviajesdemaxi.blogspot.com.ar/ Hey compa vi la publicación sobre los festejos en Maimará. Estuve por segunda vez consecutiva allí, y decidí hacer un blog de viaje, pasate, suerte y buen camino compañero!

    • Hola Maxi!
      Gracias por sumarte y comentar!
      si te fijás, ya enlcé tu blog junto con el de otros blogeros, ojalá otros te conozcan también y ese blog se llene de historias.
      Un abrazo y buenos rumbos!!!!

  5. Que lindo reencuentro con recuerdos!!!
    El Carretero tiene esa cosa de casita cuando llegas a La Paz, cada vez que llego a la ciudad dicimos yanacocha y….el taxitas al venos con las mochilas nos dice Al Carretero siiiiiiiiiiiii. Pero cada vez hay mas hospedados. me arrancaron una sonrisa.

    • Qué lindo saber que te hicimos sonreir y recordar!
      Es verdad, uno nombra Yanacocha y todos saben a donde tenés que bajarte o por dónde tenés que ir.
      Te mando un abrazo y gracias por comentar!!!!

  6. Hola juancito! la verdad que de los viajes, si hay algo que me gusta, de todo lo que me gusta (me gusta todo, en realidad) los hostels están dentro del top cinco. La interactividad que te permite con personas de otros países con otras culturas es increíble. Para los que no tenemos problemas de relacionarnos es un plus, pero para aquellos que son todavía un poco esquivos o hace poco que viajan, es la oportunidad para soltarse de a poquito, darle rienda suelta a la camaradería, como decís vos también planear nuevos rumbos y hacerte de grandes amigos, cómo no!?
    La verdad que conozco muchos hostels! he hecho de grandes amigos de todas partes del mundo. Nada más lindo que a la noche o cuando pinte nomás (pero por lo gral es a la noche) salir de parranda todos juntos, o armar guitarreadas, comidas internacionales, charlar e interactuar (incluso sirve para aprender idiomas o ir practicando y soltarse de a poquito)…
    Muy linda tu entrada! un abrazo grande!

    • Hola Guido!
      Verdad que los hosteles son para el TOP FIVE!!!
      Como leíste los desconocía mi experiencia en ellos me ha dejado el deseo de volver a conocer otros y visitar algún que otro conocido.
      Con respecto a lo de los idiomas (eso daría para un post), me pasó que de repente me encontré con las limitaciones del caso, hablando inglés. Hacía por lo menos veinte años que no lo practico y si bien mi vocabulario no era el más fluido me hacía entender y por sobre todo entendía al otro. En veinte años nunca había tenido necesidad del idioma anglosajón y pensé que lo tenía olvidado pero por ahí andaba dando vueltas porque cuando me quise dar cuenta las palabras salían, eso fue bárbaro, emocionante!
      Loco, gracias por comentar, te mando un abrazo y ya andaré gambeteando que y leyendo ese post sobre alemanes en Entre Ríos!!!

  7. Si, es impresionante con las cosas que se topa uno en el viaje… Yo en cochabamba me hospedé gracias a un amigo (que todavía sigo viendo) en un cuartito con baño privado de una clínica, aparentemente, la más importante de todo cochabamba. En cusco perú otra que tuve fue que me alojaron en la parte de arriba de la ciudad, más parecido a las villas de acá en argentina, aunque son lugares seguros y la gente muy humilde. Pero casi un mes después, un muchacho me estaba hospedando en la zona más cara de todo chile. La casa tenía una conexión wifi de 40 mbs jaja. Pero bueno, son esas suertes del viaje, otras que me quedaron más como anédocta que otra cosa fue dormir al costado de la ruta en humahuaca, en una plaza de UYUNI, colarme en un camping en año nuevo, dormir arriba de un camión en una estación de servicio de lima o en terminales de chile.

    • Hola Leandro!!!
      Verdad que cuando uno viaja y dependiendo como lo haga y más nuestros casos uno nunca sabe a dónde va a terminar y so es espectacular. Se descubre el mundo en todas sus dimensiones políticas, económica y culturales. Basta con leer lo que describís para demostrarlo!!!
      Te mando un abrazo enorme y te agradezco tus palabras!
      Buenos rumbos amigo!!! :)

  8. Que informacion

  9. Todo muy bien organizado

  10. Extupendo todo gracias pasa por http://301.tl/diwJ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>