Potosí, un libro de historia viva Bolivia / Experiencias / Viajes

Caminar por Potosí es como hacerlo en un libro de de historia, cada calle, sus esquinas, todo es una página escrita en el tiempo…
Así viví mi estadía en Potosí, sintiendo que recorría las páginas de los libros de historia que supe leer, estudiar y estudio, y, aunque todavía a poco más de un mes de haber abandonada aquella histórica ciudad, no me ha tocado hablar, enseñarles a mis alumnos/as sobre su historia, la relación íntima de su “Cerro Rico o Sumac Orco (quechua)” con la Argentina, las vicisitudes que pasaron los originarios que dejaron alma y vida en los socavones de ese cerro que según describe Galeano en “Las Venas Abiertas de América Latina” fue tanto el mineral que se extrajo de allí, que bien pudo haberse construido un puente con la plata más pura del mundo entre América y Europa. Supongo, bah, en realidad estoy convencido que mi tarea pedagógica, al menos cuando enseñe este tema ya no será igual que antes porque estuve allí y como si fuera posible trasladarse en tiempo yo sentí que lo hacía cuando recorría sus calles.
Potosí o la Villa Imperial de Potosí como se la supo llamar se encuentra por encima de los 4.000 metros de altura pero a pesar de eso y más alto aun desde diferentes puntos uno puede observar el Sumac Orco.
Ubicado dentro de lo que se conoce como Camino Real, esta ciudad, supo estar estrechamente vinculada a Lima (fundada en 1536), cabecera virreinal del Alto Perú desde dónde era embarcada la plata para engrasar las arcas españolas.

Calles con historia

Fue en el año 1545 que los españoles sabrían de la existencia del cerro luego de que cierto originario revelara la existencia de él.
Para los originarios de este territorio el Sumac Orco era una huaca (uaca, del quechua wak´a), o sea, que era como los ídolos, momias, lugares sagrados, templos, etc.  En definitiva, una sacralidad.
Como sabemos para los habitantes de este territorio, el oro o la plata no tenía un valor monetario, sino que dichos minerales eran empleados para sus adornos.  Pero sabemos que para el español era el pasaporte a la riqueza y por esta no tendrían contemplación alguna y mucho menos respeto por los que incas u otros grupos sociales adoraran.

El Cerro Rico desde el barrio minero
Esta ciudad huérfana de acta de fundación al igual que otros centros mineros, se
convirtió en un imán para aquellos que perseguían fortuna.  Lo que explica que la ciudad de Potosí no siguiera la regla que el español imponía para estos casos. Aquellos que recorrimos sus calles y quienes las recorran no tardarán en descubrir que su trazado es totalmente irregular.  Que la ciudad no respeta en lo absoluto el trazado de damero o parrilla, conformación típica de las ciudades fundadas por España en lo que llamaban el “Nuevo Mundo”, por las que las manzanas no se encolumnan y alinean en un trazado de calles ordenadas.   De esto puedo dar fe porque cuando supe salir a recorrerla, a caminar la ciudad parecía que estuviera en un laberinto y más de una vez sentí esa sensación de que nunca llegaba a ese lugar al que quería ir o pero aun, por mi obstinación de no usar un mapa para guiarme,
convencido de que esa tarea se la debía dejar a las calles y a mi instinto, me descubría varia veces caminando sobre mis pasos o pasando por la esquina del lugar donde había pasado pocos minutos antes.  Como sea era divertido y recomiendo la experiencia, ambas experiencias, la de salir mapa en mano y la de hacerlo sin él.  Me he convencido que uno, reconociendo la ciudad de este modo encontrará dos Potosí distintos.
Continuará…

Te invito a hacer un recorrido fotográfico por esta maravillosa ciudad haciendo click acá!


Aquí te dejo este post sobre otro aspecto de Potosí, hacé click sobre esta oración!


Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! J

Te gustó el post, te gusta el blog y te gustaría colaborar para que otros también lo conozcan!?  Entonces, lo compartirías en las redes sociales en las que participás? También me gustaría saber tu opinión, dejame un comentario!!!

Me sentiría halagado si te sumás con tu “ME GUSTA” en Facebook o me seguís en Twitter

Al final de la entrada podrás escribir tu correo electrónico para recibir por email las entradas cuando se publiquen

Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! 😀


Comentarios

  1. Hola Juanma! Me encantó la entrada de esta ciudad tan castigada por la conquista. Nosotras no llegamos a ir aquí por falta de tiempo, pero me has dado una idea de lo que nos hemos perdido. Habrá que volver a Bolivia nomás 😉 Un beso grande

    • Hola Flor, qué lindo tenerte por acá!
      Sabés, ahora mismo estoy de nuevo en Potosí y me sigo maravillando con esta ciudad! Si, no debés de dejar de venir, es maravillosa e imperdible!!!
      Te mando otro beos enorme!!!

Responder a Juan Manuel Lere Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>