Productos de mercado (Bolivia) Bolivia / Viajes

Antes de visitar Bolivia por primera vez había leído y escuchado diferentes apreciaciones a cerca de sus mercados.  Pero hay cosas que te las pueden describir con lujo de detalle pero si no se las conoce personalmente no alcanza, toda descripción resulta insuficiente. De lo que he conocido como un mercado, a lo que en mi ciudad podríamos denominar como tal, aunque más usualmente llamado almacén, estos inmensos espacios comerciales o “súper mercados del subdesarrollo”, otra acepción posible para estos lugares, en nada se parece a cuanto había conocido antes.
 
Bolivia es un libro de historia, de antropología, sociología y más, todo en un mismo país.  Desde sus calles, su gente, su cultura; quien esté habido por aprender solo basta con observar cuanto sucede alrededor de uno. 

Los mercados no se parecen, cada uno diera la impresión que responde a la localidad que los cobija, pero en todos hay un factor común, la variedad de productos que uno puede conseguir en ellos.
 
Como decía, Bolivia y sus mercados en particular fueron corporizando cada una de esas páginas que supe encontrar y encuentro en los libros que suelo leer. Así, de algún modo pude entender, desde lo empírico, lo vivencial, el concepto o la simple palabra “mercado, mercados”   Mientras recorría sus galerías inundadas de olores mi pensamiento repetía el origen etimológico de la palabra.  Del latín “mercatus”.

 
Como sabemos, los primeros mercados surgieron con el trueque, junto con el Estado y las primeras sociedades de la humanidad y yo me encontraba entre aquellos herederos de los Antiguos.  Aquellos que diez mil años atrás comenzaron a poblar lo que llamamos América y dieron inicio a un tipo de sociedad que lucha por seguir viva. Claro que el trueque hoy no existe en estos mercados, o no al menos a la vista de este “turista-viajero”  Pero el concepto y/o conformación de estos sigue intacto aunque agiornado donde el típico y característico sistema basado en la oferta y la demanda, que le da lugar a su existencia se encuentra en cada uno de ellos.
 

Productos


Como decía aquí uno puede encontrar lo que sea pero lo que más me llamó la atención no fue cuanto podía comprar sino como se vende aquello que uno potencialmente compraría y consumiría.

 
En una improvisada carpa o local comercial uno puede conseguir todo tipo de verduras y frutas, en otra hasta el repuesto de un auto, ropa, calzados, juguetes, bah, lo que quieras en los mercados bolivianos lo podés conseguir y a buen precio.
 
Pero sin lugar a dudas, lo que más me atrajo, eran aquellos en los que uno podía abastecerse con todo tipo de alimentos y en donde acuñé la frase: “cuando vuelva a Argentina desconecto la heladera”.
Se sabe, te lo dicen todos aquellos que visitaron antes el país plurinacional, que tenés que “cuidarte” del agua de la canilla, de lo que comés y dónde lo comés.  ¡Para mí todo prejuicio!
Verdad que es algo a lo que no estamos “acostumbrados” pero a diferencia de un restaurant al que no vemos su cocina acá está todo expuesto, sobre expuesto diría yo, pero eso no hay engaño alguno.  Las cosas son como son y sin un cachito de la asepsia a la que estamos acostumbrados o por la que jamás iríamos a almorzar en un lugar semejante en Argentina, Estados Unidos o Europa.  Pero si hemos decidido pasar por Bolivia, insisto con que hay que dejar el prejuicio de lado.  Pero te aseguro que la experiencia es inolvidable!!!

 

Los invito a ver más fotografías en la pagina de facebook


Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! J

Te gustó el post, te gusta el blog y te gustaría colaborar para que otros también lo conozcan!?  Entonces, lo compartirías en las redes sociales en las que participás? También me gustaría saber tu opinión, dejame un comentario!!!

Me sentiría halagado si te sumás con tu “ME GUSTA” en Facebook o me seguís en Twitter

Al final de la entrada podrás escribir tu correo electrónico para recibir por email las entradas cuando se publiquen

Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! 😀


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>