Sucre, la ciudad blanca (micro recorrido histórico y más) Bolivia / Viajes

Sucre iba a ser la cuarta ciudad que visitara de Bolivia. Si Potosí me había parecido “un libro de historia viva”  Sucre, sería para mí, la colonia.  La imagen más fiel de España en toda Bolivia.
 
A tan sólo unos doscientos kilómetros de Potosí, escuché con sorpresa que otros viajeros-turistas no visitaban esta ciudad.
Algunos hasta me aseguraron que “no había nada para ver” y, ¡guay que si había!  Personalmente quedé enamorado de Sucre y ansío volver.  En realidad ansío volver a toda Bolivia, porque mi inexperiencia y el hecho de que no tenía planeado visitar ese país, sólo rumbear por Argentina, hizo que me perdiera muchos lugares increíbles.

Primera impresión

Esta fue en su terminal.  Como dije venía de Potosí, hasta había pasado la noche en su terminal y aquella era de lujo, modernísima
además y la de Sucre: pequeña, sucia, desorganizada.  Pero tras abandonarla y a medida que nos internábamos en la ciudad el panorama comenzó a cambiar y me empezó a gustar y rápido, fueron desapareciendo las “advertencias” de aquellos que picaban de Potosí directamente a La Paz.

Sucre revolucionaria


Monumento homenaje al General Sucre

A esta ciudad, podríamos decir que Latinoamérica le debe su independencia y si esto resulta exagerado, si es posible asegurar que una cuota de ese proceso nació aquí.
En su universidad, en la Universidad Mayor, Real y Pontificia de San Francisco Xavier de Chuquisaca. Por cierto una de las más antiguas de América.  Fue donde estudiaron y forjaron sus ideas revolucionarias hombres como Juan José Castelli y Mariano Moreno.  Ambos protagonistas de la Revolución de Mayo de 1810 en Buenos Aires.
Fue desde los claustros universitarios que durante otro 25 de mayo, pero de 1809 salieron voces de protesta al régimen imperial y al presidente de la Audiencia de Charcas de apellido Pizarro.  Por lo que durante esos días se acuñó la frase: “Con un Pizarro comenzó la colonia y con otro termina la misma”   Y efectivamente, ese grito fue la chispa que encendería el grito libertario que recorrería toda América en los próximos años.

Sucre, ciudad orgullosa


A la distancia descubro que “orgullosa” es un adjetivo apropiado para esta ciudad. Sus casas blancas, los techos de tejas naranjas la muestran grandiosa, como queriendo mantener intacto ese pasado colonial del que los sucrenses se sienten orgullosos. Antigua capital del país.  La ciudad y sus habitantes pareciera que no aceptan, no se resignan a que su estatus jurídico cambió.  Para ellos, esta ciudad es la más importante del país y eso ha provocado que ciertos grupos de la población sean discriminados y han sido víctimas de más de un incidente violento y xenófobo.

Sucre, la ciudad de los cuatro nombres

Se la ha denominado Charcas (desde el período prehispánico),  La Plata (entre 1538 y 1776), Chuquisaca (de 1776 a 1825) y Sucre (desde la Declaración de la Independencia de Bolivia en 1825).  Este último es con el que la conocemos todos.
Sucre, no ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO porque sí.  Sus calles están llenas de atractivos.  Cualquier esquina, edificio y rincones encierran parte de la historia latinoamericana sin contar con la estilizada arquitectura que la caracteriza.
 

 

Recoleta

El centro de la ciudad se encuentra encerrado por un conjunto de colinas por lo que si se pretende verla en todo su esplendor.  Inevitablemente se debe hacer el esfuerzo de subir las empinadas calles para llegar a uno de los lugares más bonitos que la engalanan: La Recoleta.  Un mirador construido en 1979 en la base  del cerro Churuquella.  
La zona es my pintoresca y atractiva.  En sus alrededores se encuentran algunos museos, ferias de artesanías y varias confiterías donde se puede tomar algo mientras se espera la caída del sol sobre la ciudad.  Recorriendo sus alrededores y la plaza Pedro Anzúres uno se encuentra frente a una bonita fuente construida en el siglo XVII conocida como “La Peregrina” y en una de las esquinas de la plaza uno da con el Convento de La Recoleta.

La imagen permite ver a La Peregrina y el Convento de La Recoleta, Sucre, Bolivia

 

Museo Nacional de Etnografía y Folklore (MUSEF)

De entre todos los atractivos que te ofrece esta localidad.  El MUSEF, es un punto ineludible.  Según mi parecer en este museo está integrado buena parte de la historia de Bolivia, de sus tradiciones originarias porque en él, en un recorrido que no durará más de una hora según el interés de cada uno se accede a la maravillosa historia del carnaval.
Imperdible es la Sala de las Máscaras.  Perfectamente acondicionada, la sala no ofrece demasiada luz, más que la que ilumina los rostros de diablos, campesinos y todo tipo de “seres mitológicos” andinos.  Por lo que entre silencio y oscuridad se da una combinación que linda con lo excitante como con lo sobre natural.
Imperdible! Si cabe un consejo diría que quienes participen del carnaval de Oruro, antes deberían pasar por el MUSEF e intentar aprender que significa y quién es cada máscara para luego poder reconocerlos en la capital carnavalera de Bolivia.

Homenaje revolucionario

Para ir concluyendo el recorrido llegamos al Parque Simón Bolivar , conocido anteriormente como “Paseo de la Alameda o el Prado”.
No hubo lugar, por pequeño que fuera que una plaza o parque, no me llamara la atención y en ella se congregaran centenares de personas a la vez y Sucre no sería excepción.

Todos las tardes esta fuente muestra sus aguas danzantes
 
Mandado a construir por el último presidente de la Real Audiencia de Charcas paulatinamente fue perdiendo su diseño original para da paso a un homenaje a Francia y su famosa revolución.  Entonces uno no deja de sorprenderse cuando de repente aparece la Torre Eiffel y el Arco del Triunfo de París.

Te gustó el post, te gusta el blog y te gustaría colaborar para que otros también lo conozcan!?  Entonces, lo compartirías en las redes sociales en las que participás? También me gustaría saber tu opinión, dejame un comentario!!!

Me sentiría halagado si te sumás con tu “ME GUSTA” en Facebook o me seguís en Twitter

.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>