Veo veo un balance del año Inspiración / Juegos entre blogueros
El año que viene está por venir y aun queda mucho de este raro, loco, extraordinario, confuso,
impredecible y un inmenso etc…

Año nuevo – Rumbeando por Ahí
El 2014 sin lugar a dudas fue un año que no podré olvidar jamás.  No fue mejor o peor que otros años.  Sino que fue un año donde no me alcanzan los platos de una romana enorme para pesar los pros y los contras; lo positivo y lo negativo; lo bueno y lo malo.  Todo lo que me sucedió este año fue grande, fue importante y por ende inolvidable…

Primeros días del 2014 

Los primeros días de este año me encontraron viajando otra vez.  Recibí el año en Capilla del Monte, Córdoba.  Un lugar que a cuanto habitante hay en este mundo les recomiendo conocer.
Pero no habían pasado dos días del nuevo año que un “retorno inesperado” se presentó y se abrió un paréntesis en ese viaje.
Cerro Uritorco, Capilla del Monte, Córdoba, Argentina – Rumbeando por Ahí
Regresé a mi ciudad.  Pasé unos días en ella y sin saberlo parece que me traje conmigo una conjuntivitis.  Enfermo y con gotas para los ojos otra vez a la ruta, a los caminos que primero en tren me internarían en el norte de Argentina.
Me conocen, soy famoso, jaja!!!
Che, me conoce; me lee; hay, qué vergüenza! De repente comencé a sentirme presionado.  Comencé a cobrar consciencia de que mis palabras eran leídas por ahí y para mejor, o peor para mí, que me sentí conmovido con cada palabra.  Sentí. Descubrí en realidad que el juego de compartir mis experiencias escribiendo tenía un tenor que no me imaginaba.
Juan Manuel Lere – Rumbeando por Ahí
De a poco, a lo largo del año y en los lugares o momentos más inesperados fueron apareciendo ese “te conozco, sos Rumbeando por Ahí”  Debo confesar mi vergüenza.  Cada vez que me ha sucedido, y permítanme decir que no han sido pocas, sentí pudor.  Lo sigo sintiendo de hecho.  Me resulta extraño, a veces inentendible que a alguien un texto, un post mío lo haya alentado a viajar.  Es increíble pero real.  Pero sé que no debería extrañarme porque yo mismo volví a las rutas, a rumbear por ahí gracias a esos locos lindos, viajeras y viajeros, ahora muchos amigos entrañables que un día de quién sabe qué tiempo comencé a leer! Será que ahora es mi tiempo también!?
Para cuando estas situaciones comenzaron a sucederse el blog ya tenía algo más de un añito, en unos días cumple dos y, si bien aun da pasos torpes ya camina solo!
No soy famoso o algo por el estilo!  Pero algo extraño.  Algo que no me había pasado justo un año atrás, me refiero al momento en que dije “salimos” y nacía Rumbeando por Ahí.  Momento en que comenzaba a ser ese “aprendiz de viajero” que busca gastar las suelas de las zapatillas con los caminos del mundo para ganarme algún día el título de “viajero”.
Juan Manuel Lere – Rumbeando por Ahí
Si lo que estoy viendo es el balance del año.  Debo decir que en este aspecto ha sido muy bueno.  Este año me fui encontrando personas que desconocía pero que ellos me conocían!  Esta situación: el “vos sos Rumbeando por Ahí”; el “yo te conozco”; “leo tu blog” y mi frase preferida que dice algo así como me animé a viajar por aquel post acerca de viajar solo  Se sucedieron, me sucedieron…

Un año laboralmente crítico

Para quien aun no lo sabe soy profesor de historia y amo mi labor tanto como viajar!!!  Y en ese amor es dónde radica y radicó toda la crisis laboral que viví (vivo) durante todo el año.
En las aulas Rumbeando por Ahí
Este año tuve mi primera titularización.  Doce horas titulares en Ciencias Sociales, en la mayoría de los casos una situación
soñada, una pesadilla para mí.  Si bien hace años que me peleo con la “necesidad y la incertidumbre” este año la pelea casi fue a muerte.
En la aulas Rumbeando por Ahí
El “bienestar” económico que obtuve este año no lo tuve nunca, o bien, lo tuve pero cuando niño, y mis necesidades las satisfacían mis padres.  Pero como adulto jamás.  Igual aquí quiero hacer una aclaración pertinente porque no sea que alguien crea que los docentes argentinos ganamos bien: -No tengo hijos, no pago alquiler para vivir, casi no compro ropa y me muevo en bicicleta-
Pero el dinero no es todo, al menos para mí es de lo último en orden de importancia.  Pero ayuda, me permite viajar, comprar el libro que desee sabiendo que no me estoy negando un plato de fideos.  Pero el dinero que gané lo usé para viajar y seguir viajando pero a un costo muy elevado.  Hoy, trabajar en una escuela, pude ser más peligroso y estresante que estar en medio de un bombardeo.  Pero así y todo amo lo que hago, amo enseñar…
Ex ESMA Rumbeando por Ahí
Pero enseñar, no necesariamente se hace entre las cuatro paredes de un aula de un colegio.  Una plaza, una esquina, un hostel, donde se les ocurra fueron escenarios donde viajando más de una vez me encontré
enseñando.  De otro modo, pero enseñando, compartiendo saberes al fin…
Por eso, a días de entrar de vacaciones, sabiendo que algún destino nuevo: Chile; Perú; Colombia o vaya a saber dónde termine rumbeando está ahí, a días, me sonrío.  Pero me sonrío como el payaso.  Atrás de esa sonrisa de maquillaje se encierra mi rostro, se oculta el cansancio de un año duro, plomo en el plato de la romana…

El amor después del amor…

Y cuando creía haberlo vivido todo en materia amorosa se abrió otra puerta.   Por delante un hermoso y desconocido camino para transitar.  Me enamoré desbocadamente, me solté de todas las amarras que me había impuesto y me animé.  Ah, me animé y fue maravilloso!!!
Con ella hubo viajes, hubo amor, hubo sueños, hubo desilusión.  Pero por sobre todo, hay algo que nunca podrá borrar el tiempo porque como en la canción de Fito Paez: “yo la aprendí a querer” y no sé si “encontré el perfume que lleva al dolor”   Pero si sé que duele la distancia…
Se me ocurre que Fito no se equivocó y “el amor después del amor, tal vez, se parezca a un rayo de sol”

 

Y quién puede atrapar la luz del sol!?  Iluso tal vez lo creí, lo desee entre ritos y ceremonias paganas!  Nadie ha podido retener un rayo de luz!  Pero hay algo que no se borra, que no se quita.  El sabor de una caricia luminosa en los labios es para toda la vida…

Viajeros, redes y comunidades

Este fue un año desvirtualizado. Nombres, perfiles de Facebook se convirtieron en rostros, sonrisas y abrazos.  Conocí viajeros, blogueros, amigos de las redes sociales y nos materializamos en encuentros, en campamentos y en presentaciones de libros…
Campamento de bloggers y viajeros en Ramallo (marzo 2014) – Rumbeando por Ahí

 

El blog y yo, el blog y el blogger, este año comenzamos a dar los primeros pasos torpes.  Al principio sin entender muy bien por qué o para qué.  Cuando ya habíamos cumplido un año en la blogosfera pedí ingresar a RedViajAR y tras unos meses de espera ingresé a un mundo nuevo, desconocido.  Un mundo que tal vez no logré entender del todo y desapareció, se extinguió antes de terminar de descubrirlo.
La Granja reunida en la Laguna de Gómez, Junín, pcia de Buenos Aires – Rumbeando por Ahí

Allí, enredado, tuve la oportunidad de volver a dar una charla sobre viajes, sobre mi experiencia viajera y fue emocionante, también inolvidable!
La ComunidadViajeramerecería un capítulo aparte.  Es un “proyecto” le llamo yo; del que me siento orgulloso de participar!
La Comunidad Viajera – Rumbeando por Ahí

Veo veo un balance al final del año

Veo veo que no dejé de fumar; veo veo que hay cosas que me siguen doliendo como si fuera un adolescente y eso me gusta porque duele y es porque vivo; veo veo que cerca de los cuarenta siento más bríos que cuando tenía veinte; veo veo que lo que me pone triste me paraliza; veo veo que estoy vivo, sueño, grito, lloro, me quejo pero no arrugo; veo veo que seguiré adelante contra viento y marea…
Veo veo que aun queda mucho de este raro, loco, extraordinario, confuso, impredecible y un inmenso etc. de este 2014 y lo voy a vivir como si fuera el último.  Veo veo que si es necesario me pintaré la sonrisa del payaso hasta que esta se acostumbre a quedarse en mi cara!!!
Qué es Veo Veo? Es, ante todo, un juego, una excusa para conocer lugares de la mano de otros viajeros, contarnos historias, viajar aunque no tengamos la oportunidad de hacerlo, encontrarnos. Se realiza una vez al mes y las temáticas se eligen en el grupo Veo veo en Facebook, y por medio del hashtag #VeoVeo en Twitter y otras redes sociales. ¿Querés jugar?
¡Veo veo! ¿Qué ves?

Te gustó el post, te gusta el blog y te gustaría colaborar para que otros también lo conozcan!?  Entonces, lo compartirías en las redes sociales en las que participás? También me gustaría saber tu opinión, dejame un comentario!!!

Me sentiría halagado si te sumás con tu “ME GUSTA” en Facebook o me seguís en Twitter

Al final de la entrada podrás escribir tu correo electrónico para recibir por email las entradas cuando se publiquen

Muchas gracias por tu visita, te deseo buenos rumbos!!! 😀


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>